La contaminación del agua acecha invisible bajo tierra

aguasresiduales

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) al menos veinticinco mil personas mueren cada día en el mundo por causas derivadas del consumo de agua contaminada.

La contaminación del suelo y el subsuelo es muy peligrosa y no se evidencia hasta que sus consecuencias se detectan en los seres vivos. Algunos de sus efectos nocivos afectan al sistema nervioso y renal. En los niños, provoca disminución del coeficiente intelectual y en los adultos, altera su carácter.

Uno de los indicadores visibles de un subsuelo contaminado es la degradación que sufre la vegetación de la zona. Pero también, se presentan casos en los que los contaminantes son absorbidos por los vegetales sin generar daños que se puedan apreciar desde el exterior.

Se produce principalmente a través de compuestos químicos dispuestos por el hombre o a través de otra alteración artificial del medio ambiente; por ejemplo mediante la aplicación de pesticidas cuyo residual pasa a las capas más profundas del suelo, de la ruptura de tanques de almacenamiento subterráneo, de barreras de rellenos sanitarios que se rompen o están mal confeccionadas y se producen filtraciones de los mismos o de acumulación directa de productos industriales.

En cuanto a estos últimos, la minería produce una serie de contaminantes  gaseosos, líquidos y sólidos, que finalmente van a parar al suelo. Como es el arsénico, que produce efectos tóxicos a nivel de la piel, pulmones, corazón y sistema nervioso.

Aunque la causa más común de este tipo de contaminación se debe a los pozos negros y fosas sépticas, sistemas anticuados que corrompen con materia fecal y residuos domésticos el subsuelo y las aguas subterráneas. Ésta puede llegar a pozos de agua para uso humano o riego y provocar enfermedades, a través del consumo directo o de alimentos menoscabados.

Este tipo de sistemas, que además tienen un rendimiento de depuración muy bajo, no cumplen con las normativas en materia de aguas residuales y son un foco de infecciones, malos olores y contaminación.

Para eliminar este tipo de sustancias contaminantes recomendamos las depuradoras de oxidación total August,  que dependiendo de sus modelos se pueden utilizar tanto en el ámbito industrial como doméstico.

Realizan el tratamiento más eficiente de depuración de aguas residuales domésticas, se instalan fácilmente, funcionan desde el primer día, requieren muy poco mantenimiento y además respetan el medio ambiente.

Si quieres saber más visita la galería de productos de nuestra web.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *